Milagros todos los días

por | May 7, 2020 | Hechos 30

¿Tal vez has escuchado la historia de la Sopa de Piedra? Es una historia sobre extranjeros que tenían hambre y que convencieron a la gente del pueblo de que cada uno compartiera una pequeña cantidad de sus alimentos para hacer una comida que todos disfrutaran. Esta historia nos enseña una lección sobre generosidad y comunidad, y la recordé cuando escuché por primera vez lo que está sucediendo en el pequeño pueblo de Carmen de Areco, Argentina. 

El 19 de marzo, el gobierno argentino emitió órdenes de cierre para toda la nación. Una nación que ya enfrentaba desafíos financieros significativos, sin embargo, puso a todos sus residentes en cuarentena para evitar la propagación de CoVid 19. Los pastores Ricardo y María Elena sabían que poner comida en sus mesas ya era una lucha diaria para muchos feligreses y gente del pueblo, y que esta realidad solo se multiplicaría durante la cuarentena. Si bien la mayoría de las personas se estaban preparando para autoaislarse y protegerse, optaron por abrazar a la comunidad incluso si eso significaba sacrificio personal y ponerse en riesgo.  

 

… durante la cuarentena. Si bien la mayoría de las personas se estaban preparando para autoaislarse y protegerse, optaron por abrazar a la comunidad incluso si eso significaba sacrificio personal y ponerse en riesgo“.

 Cada noche a las 6 p.m. se reúnen con un grupo de jóvenes que viven dentro de la propiedad de la iglesia para pelar papas, picar vegetales y hacer otros preparativos para el almuerzo del día siguiente. A las 9 p.m. han completado la tarea y están listos para descansar y comenzar de nuevo la mañana siguiente. A las 8:30 a.m., están de vuelta en la cocina de la iglesia, mezclando ingredientes, horneando pan y cocinando. Poco antes del mediodía, algunos de ellos salen a la puerta principal y colocan 30 sillas separadas por una distancia de un metro y medio. Estas sillas son llenas rápidamente por personas que tienen hambre. 

Al mediodía comienzan a servir: usando recipientes desechables para que las personas puedan llevar la comida a sus familias. A medida que las sillas quedan desocupadas, otras personas con hambre las vuelven a ocupar. Esto sucede una y otra vez. Mientras tanto, otros miembros del equipo usan tres vehículos que han sido autorizados por el gobierno local para circular por la ciudad, entregan a los ancianos, los enfermos y las madres solteras. A las 2:30 p.m., cuando las personas ya han sido abastecidas de alimentos, el equipo se sienta a almorzar y otro equipo entra a limpiar la cocina. 

O al menos, ese es el ideal. Un día, mientras se sentaban a almorzar, se dieron cuenta de que había más personas con hambre esperando en la puerta … y les dieron sus propias comidas.  

“Pero Pastor”, preguntamos, “¿de dónde sacas toda esa comida? ¿Ayudas el gobierno?” 

“Una vez a la semana, la oficina del alcalde nos trae algunos ingredientes”, dijo el pastor Ricardo. “La semana pasada fueron 15 kilos de carne molida. Eso es lo que necesitamos para un día de alimentación. A veces es pasta u otros ingredientes. Pero también recibimos donaciones de personas en la iglesia, o usamos el presupuesto de la iglesia. Tenemos una olla lo suficientemente grande como para servir a 300 personas. Todos los días se produce un milagro y se llena. ¡Los milagros son diarios! 

  Todos los días se produce un milagro y se llena.
¡Los milagros son diarios!
 

Y esto no solo sucede en Carmen de Areco. Está sucediendo en todo el distrito. La iglesia en San Fernando alimenta a 75 personas por día. La iglesia en Durazno, Uruguay, alimenta a 70 personas por día. La iglesia en General Roca recolecta y distribuye bolsas de comestibles diariamente. En total, el Distrito de la Misión Argentina-Uruguay está alimentando a unas 1.500 personas por día … todos los días … desde el 19 de marzo. ¡Hay milagros todos los días! 

El pastor Ricardo dijo que simplemente están “siendo la iglesia” y el resultado final no es solo que las personas se están alimentando, sino que las personas que eran escépticas del evangelio ahora están profesando fe en Dios, gracias al testimonio fiel de la iglesia. A pesar de estar ocupados en la cocina, también tienen servicios en línea … y miles de personas se están sintonizando. “No sé dónde vamos a poner a todas las personas cuando podamos reunirnos de nuevo”, dijo el pr. Ricardo. 

Esta historia es mucho más grande que un viejo cuento sobre la Sopa de Piedra. Es un ejemplo vivo y moderno del impacto eterno que puede tener una comunidad cristiana generosa, amorosa en medio de pruebas y dificultades. Y es solo un ejemplo de cómo la Iglesia Metodista Libre en América Latina está respondiendo a las necesidades reales de las personas en medio de la pandemia global. ¡Bien hecho, Iglesia! Haga lo que haga por uno de los hermanos y hermanas más pequeños, lo estás haciendo por Cristo nuestro Señor. (Mateo 25:40) .

  y el resultado final no es solo que las personas se están alimentando, sino que las personas que eran escépticas del evangelio ahora están profesando fe en Dios, gracias al testimonio fiel de la iglesia. A pesar de estar ocupados en la cocina, también tienen servicios en línea … y miles de personas se están sintonizando.

Beth Gómez esmisionerade laIglesiaMetodistaLibre yestásirviendocomodirector de comunicaciones  para la IMLenLatinoamérica.Además de ser hija de Dios, ella es esposa y madre de dos hijosActualmente reside en Medellín, Colombia.

 

¿Le gustó esta artículo? Compártalo con alguien.

Trabajos de Paz

Giannina es una joven mujer miembro de la Iglesia Metodista Libre de la ciudad de Fernando de la Mora en Paraguay…

Translate »